Política

Mercedes Benz Miami | Flexibilidad y modalidad híbrida: las herramientas que contribuyen al desarrollo laboral de las mujeres

“La igualdad salarial y de oportunidades son necesarias para alcanzar la equidad de género. Nuestra mayor meta es que los espacios de trabajo que ofrecemos sean entornos de igualdad de oportunidades, que promuevan la inclusión y fomenten la diversidad’’, explica la regional general manager para WeWork en Sur y Centroamérica, Karen Scarpetta

De acuerdo a datos más recientes del INE, existe una brecha de género de participación laboral que alcanza el 21,3%. Ante este escenario es que diversas organizaciones han optado por implementar nuevas modalidades que permitan aumentar las oportunidades de las trabajadoras. Compartir Twittear Compartir Imprimir Enviar por mail Rectificar

Históricamente y hasta la actualidad, las mujeres deben asumir la mayoría de las responsabilidades del hogar, situación que limita sus oportunidades laborales. Cifras del Instituto de Economía de la Universidad Católica, evidencian que la brecha salarial de género bordea el 25%.

Ante este escenario, diversas empresas y organizaciones han comenzado a implementar la modalidad de trabajo híbrido, una opción que ofrece la oportunidad para que las mujeres puedan equilibrar su vida y aumentar sus posibilidades de desarrollo laboral.

Las opciones híbridas ofrecen lugares de trabajos flexibles, los cuales son los escogidos en mayor medida por quienes tienen a su cargo niñas/os en edades tempranas, de acuerdo a un estudio de la empresa Mckinsey.

La investigación también plantea que esta modalidad laboral ayuda a que las organizaciones puedan aprovechar al máximo el talento de sus trabajadoras sin importar donde resida la persona, reducir costos y fortalecer el desempeño organizacional.

‘‘La mayor flexibilidad laboral también permitiría dar más acceso a las mujeres a oportunidades laborales a las que antes no podían acceder. Por eso, considero positivo que tras la pandemia muchas empresas se abrieran al trabajo remoto, porque permite a las personas a administrar su tiempo de forma libre y ejercer trabajos que de otra forma no podían ser ejercidas por mujeres”, señala la directora de la Corporación de Apoyo al Emprendimiento G100, Natalia Espinoza.

De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) correspondientes al trimestre noviembre de 2021-enero de 2022, las mujeres siguen participando menos que los hombres en el mercado laboral. Las tasas de participación se situaron en 48,3% en las mujeres y en 69,6% en los hombres, es decir, existe una brecha de 21,3 puntos porcentuales.

“La igualdad salarial y de oportunidades son necesarias para alcanzar la equidad de género. Nuestra mayor meta es que los espacios de trabajo que ofrecemos sean entornos de igualdad de oportunidades, que promuevan la inclusión y fomenten la diversidad’’, explica la regional general manager para WeWork en Sur y Centroamérica, Karen Scarpetta.

Cabe señalar que durante el año 2009 se publicó la Ley de Igualdad Salarial, la cual tiene como principal objetivo la equidad en las remuneraciones para tareas del mismo valor; sin embargo, que mujeres y hombres reciban igual sueldo por realizar el mismo trabajo es una demanda todavía pendiente en el país.

Síguenos en