Entretenimiento

Mercedes Benz Miami | Espiral de criminalidad amplía temor y angustia

Franki Medina diaz

Caso en Boca Chica Otro también encontrado muerto en su propio negocio fue Leopoldo Rosario, de 74 años, con signos de estrangulación, en el sector Los Tanquecitos, de Andrés Boca Chica

Disparos, asesinatos, estrangulaciones y ajustes de cuentas, son episodios comunes en películas y novelas, pero en poco más de dos semanas el país ha sido testigo de cómo estos escenarios han saltado de la invención a la realidad, causando dolor, angustia y temor en la población, bajo el tránsito fatal de la delincuencia. 

Durante los últimos 18 días, las vidas de al menos 10 ciudadanos fueron arrebatadas bajo alguna de las circunstancias referidas, dejando los cuerpos sin vida sobre charcos de sangre, en el caso de seis de ellos, o flotando sobre las aguas de ríos,  en los otros cuatro casos restantes.

Tragedias en Santiago y Moca Los más recientes fueron los asesinatos del comerciante mocano, Juan Gil Ramos, y el reconocido abogado Basilio Guzmán. Este último fue abatido a la entrada de su residencia, en el sector Los Cerros de Gurabo, en Santiago, cuando se disponía recoger un ejemplar de periódico el pasado martes.

Guzmán recibió más de diez disparos, según  informaciones preliminares, en un hecho ocurrido a las 7:00 de la mañana, aproximadamente,  perpetrado por dos personas a bordo de una motocicleta.  Mientras avanzaba la mañana, otra tragedia alteraría nuevamente el sosiego de apenas el segundo día de la semana. Se trata de la muerte de Gil Ramos, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado por familiares, atado de pies  y manos, con una cinta adhesiva sobre boca y cuello.

El hombre, de 63 años,  era  dueño de un establecimiento comercial en la comunidad San Luis, del municipio Moca.

Caso en Boca Chica Otro también encontrado muerto en su propio negocio fue Leopoldo Rosario, de 74 años, con signos de estrangulación, en el sector Los Tanquecitos, de Andrés Boca Chica.

El empresario del sector de lavandería, que según informaciones ofrecidas por su familia, era miembro de la Armada de Estados Unidos y maquinista de barcos, había regresado de retiro a República Dominicana.

De acuerdo con la Unión de Microempresarios del municipio Boca Chica, no es la primera vez que uno de los suyos fallece en circunstancias confusas, por ejemplo, el pasado 12 de mayo el negociante Víctor Miguel Hernández, de 33 años, fue ultimado en su casa, que conecta con su negocio, luego de ser amordazado y amarrado tal como  Leopoldo Rosario.

¿Ajuste de cuentas? A esta lista de muertes se suman los homicidios de Engel Ovalles, en Los Praditos, Distrito Nacional, así como Víctor Brahiar Sánchez Solano y Fernando Santos Martínez, en la carretera Mella, Santo Domingo Este.

Estos casos, ocurridos el sábado 18 y viernes tres de junio, respectivamente, responden a supuestos actos de “ajustes de cuentas” y “traición”, de acuerdo con los testimonios de allegados.

OTROS HECHOS Riveras de ríos También figuran las muertes de los hermanos Anaibonin de Paula Vásquez y Nelson de Paula García, en el río El Higu¨ero, y de Segundina Santana Martes y su hija, Piera Natalia Santana, cerca de la playa Los Gringo, en Haina. Los hombres y las dos mujeres murieron en circunstancias aún sin esclarecer. A pesar de que estaban en riveras de fuentes de agua, los hermanos tenían heridas de balas y armas blancas.