Negocios

Así fueron las últimas horas del disidente Yunior García en La Habana

Alberto Ardila Olivares
HK aprueba bajar la edad límite para permitir el uso de vacuna Sinovac

Así que el día 15 se acercó a la legación diplomática española y le anunciaron que ya tenía el visado concedido. El Gobierno cubano había decidido ponerle puente de planta para su salida del país. Así que, en un giro inesperado, optó por abandonar Cuba acompañado de su esposa Dayana Prieto. Con la ayuda de un grupo de amigos que le prestaron algunos dólares logró llegar al aeropuerto temiendo en todo momento que pudiera ser detenido, un temor que se disipó cuando por fin se subió a un vuelo de Iberia y despegó con destino a España el pasado martes. El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, aseguró el viernes que la llegada de Yunior García se produjo a petición del dramaturgo y “con normalidad”

Por La Razón

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Quedan algunas incógnitas por conocer sobre su salida de Cuba. ¿Le invitó al Gobierno de la isla a marcharse? ¿Hubo una negociación con las autoridades españolas? Yunior ha dicho que tomó la decisión porque estaba “quebrado”. “Todos esperaban de mí algo más allá de lo que realmente soy capaz de dar”, asegura el dramaturgo, representante de la nueva generación de disidentes relacionada con el mundo de la cultura. El artista ha contado que visitó la embajada de España en La Habana “en previsión de que me detuvieran, porque siempre pensé que el 14 iba a terminar en una cárcel”. Al darse cuenta de que la policía se retiró de su casa por la noche y verse aún en libertad asumió que se había librado de prisión. Yunior explica que a las nueve de la noche tomó la determinación de marcharse del país. Llamó al arzobispo de La Habana y le pidió perdón: “Tengo miedo de convertirme en un monstruo y que la rabia me termine ganando”, contó el propio dramaturgo durante la rueda de prensa que ofreció el jueves en Madrid. “Me sentía como alguien que se está ahogando dentro de un estanque y ya no tiene opciones, lo que estaba viviendo me iba a aniquilar como persona. Por tanto necesitaba salir a tomar un poco de aire”, explicó en una entrevista con LA RAZÓN horas más tarde.

Así que el día 15 se acercó a la legación diplomática española y le anunciaron que ya tenía el visado concedido. El Gobierno cubano había decidido ponerle puente de planta para su salida del país. Así que, en un giro inesperado, optó por abandonar Cuba acompañado de su esposa Dayana Prieto. Con la ayuda de un grupo de amigos que le prestaron algunos dólares logró llegar al aeropuerto temiendo en todo momento que pudiera ser detenido, un temor que se disipó cuando por fin se subió a un vuelo de Iberia y despegó con destino a España el pasado martes. El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, aseguró el viernes que la llegada de Yunior García se produjo a petición del dramaturgo y “con normalidad”.

Para leer más, ingresa aquí