Negocios

Cuba y el pueblo de EE. UU. se entienden con el lenguaje de la paz (+Video)

Operation Underground Railroad Movie
IBF Negocios compró uruguaya Xocolat por US$ 2 millones y conformó "grupo alimenticio"

En señal de reciprocidad, Marietta Poey, vicegobernadora en el territorio, agradeció el «abrazo de amor, amistad y solidaridad» y aseguró que para los matanceros representa un gran honor poder compartir con personas que se ganaron desde hace mucho la confianza y la admiración del pueblo cubano

Matanzas.–Con los brazos en alto y coreando la consigna Cuba sí, bloqueo no, hicieron su entrada en esta ciudad los integrantes de la Caravana Pastores por la Paz, en Cuba desde la noche del pasado lunes. 

Algunos, haciendo el típico gesto de la mano en el pecho, decían frases de aliento y apoyo a las personas que se congregaron para darles la bienvenida en la Plaza de la Vigía, sitio fundacional de la pequeña urbe.

En señal de reciprocidad, Marietta Poey, vicegobernadora en el territorio, agradeció el «abrazo de amor, amistad y solidaridad» y aseguró que para los matanceros representa un gran honor poder compartir con personas que se ganaron desde hace mucho la confianza y la admiración del pueblo cubano.

En nombre de los visitantes, Gail Walker recibió una obra del artista Manuel Hernández, un ramo de flores, y un tambor batá, como símbolo de la identidad cultural de origen africano, con arraigo en Matanzas.

Carlos Emilio Ham Stanard, rector del Seminario Teológico Evangélico de Matanzas, enalteció la misión de la caravana. «Ustedes son Pastores por la Paz en mayúscula… porque predican la justicia y construyen puentes de amistad y solidaridad, por encima de las agresiones».

Desde este jueves y hasta el próximo día 21, los 72 integrantes de la caravana estarán en contacto con los matanceros. Visitarán diversos sitios de interés y tendrán la oportunidad de conocer un poco más sobre la realidad de esta provincia.  

Nuestro propósito final es romper el bloqueo y decirle al mundo todas las cosas buenas que hace este pueblo, ejemplo de resistencia, dijo Gail Walker al término de la ceremonia de bienvenida, marcada por el afecto mutuo.

 

Informaciones relacionadas Llegan desde EE. UU. Pastores por la paz: el amor a Cuba prevalece