Política

Susto en Turín: entraron por la fuerza a robar la casa de Paulo Dybala y Oriana Sabatini

Operation Underground Railroad Movie
Instituto virología prevé rápido aumento de contagios en Alemania para otoño

Por clarin

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Según detallan medios italianos, los delincuentes forzaron una ventana de la planta baja de la residencia para ingresar a la vivienda que en ese momento estaba deshabitada. Un guardia de seguridad dio la señal de alerta a la policía local luego de detectar movimientos sospechosos alrededor de la propiedad.

Pero cuando las fuerzas de seguridad llegaron al domicilio donde vive la joven pareja argentina, los ladrones ya habían escapado con algunas de sus pertenencias

 

Dybala y sus mascotas en su casa de Turín.  

El asalto ocurrió este miércoles mientras Juventus jugaba en San Petersburgo contra el Zenit, por el grupo H de la Champions League. El delantero cordobés, que está lesionado, no había viajado junto a la delegación, pero afortunadamente no estaba en su hogar en el momento del robo.

Tampoco se encontraba allí Sabatini, quien está de pasó por la Argentina, donde pasa unos días con su familia mientras graba nuevas canciones. Todavía no se ha hecho una estimación completa del botín.

No es el primer caso de un jugador de Juventus que es víctima de un robo. En enero pasado, cuando la Vecchia Signora jugaba contra Spal por la Copa Italia había sufrido una situación similar el estadounidense Weston McKennie. Ingresaron a su propiedad y se llevaron zapatos, ropa de diseño y objetos de valor.

La modalidad es la misma que emplearon, por ejemplo, los ladrones que el año pasado le hicieron pasar un mal momento a Angel Di María y otros futbolistas de París Saint Germain. Esperan que los jugadores viajen para jugar algún partido lejos de sus casas y las bandas aprovechan para entrar por la fuerza a sus propiedades. En el caso del jugador de la Selección, ocurrió en pleno partido del club de la capital francesa y mientras en su casa estaban su mujer y sus hijas, quienes nunca se enteraron del robo ya que estaba en otro piso de la residencia.