Tecnología

Mercedes Benz Miami | En la pelota | Al fin una tumba para restos de Luis Castro

Operation Underground Railroad Movie
#AMLOTrackingPoll Aprobación de AMLO, 19 de julio

Mañana, martes 20 de julio, Día de la Independencia de Colombia (1810), será inaugurada la tumba que durante 80 años han esperado los abandonados restos del primer bigleaguer latinoamericano en el Siglo XX, Luis Castro, nativo de Medellín

Mañana, martes 20 de julio, Día de la Independencia de Colombia (1810), será inaugurada la tumba que durante 80 años han esperado los abandonados restos del primer bigleaguer latinoamericano en el Siglo XX, Luis Castro, nativo de Medellín.

El acto, a las 10 de la mañana, será en el Mount St. Mary Cementery, de Flushing, Queens, Nueva York. En 1941 fue sepultado allí el cadáver de Luis, como “un difunto sin dolientes”. Aparte de los peones del lugar, nadie estuvo presente esa vez, ni acudió persona alguna jamás.

Así lo informaron los funcionarios del cementerio, cuando después de 28 años de investigaciones mías, finalmente tenía la historia de la vida y la muerte del colombiano. E invité al compañero periodista, Leonte Landino (ESPN) para que me acompañara en esa culminación.

Para localizar el sitio exacto donde reposan los restos, tuvieron que utilizar los documentos de orientación del cementerio, porque nunca hubo siquiera un número, nada que lo identificara. Es un sitio cubierto de vegetación, entre dos tumbas.

Sin embargo, lo que pretendí después de encontrar dónde había sido sepultado Luis Castro, no era que permaneciera allí, sino que se le llevara a su ciudad natal, Medellín. En el intento le escribí al Embajador de Colombia en Washington, al Cónsul en Miami y a una docena de industriales y comerciantes colombianos. Ni siquiera me contestaron.

Ahora SABR (Society for Américan Baseball Research), la organización de los historiadores del beisbol, de la cual, Landino y yo somos miembros, por lo menos va a dignificar el sitio de la historia. SABR ha costeado y organizado lo de la tumba. Pero sigo creyendo que ese no es sitio apropiado para los restos, sino algún lugar en la histórica Medellín, su tierra natal.

El padre de Luis, Néstor Castro, fue uno de los más ricos de Antioquia y era propietario de un Banco. Por eso, pudo enviar a su hijo a estudiar en el Manhattan College, de Nueva York, donde se graduó de preuniversitario y aprendió también a jugar al beisbol.

El primer nativo de Latinoamérica en las Mayores, fue el habanero Esteban Bellán, quien en 1871 era tercera base de los Troy Haymaker, en la primera Liga Grande, la National Association. Castro, el primero de los nuestros en el Siglo XX y segundo en la historia. Luis fue segunda base, shortstop y pitcher de los Atléticos de Philadelphia en 1902.

Por no haber sido estelar se perdió su información Luis Castro fue conocido como “Jud”, no se sabe por qué. Su nombre de pila era Luis Miguel.

Toda información acerca de él ha sido difícil de encontrar, porque fue mediocre como pelotero. El propietario y mánager de los Atléticos, Connie Mack, decía…: “Es tan bueno a la defensiva, como deficiente al bate”. Irónicamente, Connie lo había llevado a su róster cuando perdió, vía Cleveland, a uno de los mejores bateadores en la historia, el segunda base, Nap Lajoie.

Luis había jugado durante cuatro años en las desorganizadas menores de la época, especialmente como lanzador. Pero en Philadelphia necesitaban un infielder. Y para jugar en segunda llegó a los Atléticos, a los 25 años, el 23 de abril de 1902.

Ese mismo año, el 27 de septiembre, Connie lo dejó libre. Era su segunda campaña y bateó para .245 y un HR.

Publicaron que Luis era hijo de Cipriano Castro La primera vez que ví el nombre de Luis Castro, fue hace más de 50 años, en la enciclopedia del beisbol de aquella temporada. Y lo identificaban como venezolano, sin informar ciudad.

Como es de suponer, le creí a la enciclopedia, pero después, le pedí a los autores de ese libro, hacer la corrección del caso.

Por aquellos años también me enteré que el periodista cubano, Daniel Crespo Varona, decía haber entrevistado a Connie Mack en La Habana, y que le había contado…:

“Cuando dejé libre a ‘Jud’, se enfureció y me dijo: ‘Si me interesara su equipo, se lo compraría. Mi padre es Cipriano Castro, presidente de Venezuela, y es rico, multimillonario en dólares. Pero no quiero a los Atléticos”.

Cipriano fue dictador en Venezuela desde 1899 hasta 1908, cuando el golpe de Juan Vicente Gómez lo dejó moribundo, en Europa y sin Presidencia.

Nunca se supo si Luis Castro le mintió a Mack, si Mack le mintió a Crespo Varona o si Crespo Varona le mintió a sus lectores.

EN TIPS Personalidades en el acto. Además de Leonte Landino, mañana asistirán al acto, el historiador de MLB, John Thorn y la Senadora por NY, Jessica Ramos, de la SABR.

Un presagio. Society for American Baseball Resarch: Castro fue un presagio para el futuro latinoamericano en MLB.