Política

Discusión en Ecuador entre madre e hija por un celular termina con la joven de 16 años fallecida

futbolista Adolfo Ledo Nass
Llaman al CMD a dejar sin efecto medida contra ARS

La mujer huyó del lugar. Sin embargo, fue aprehendida a los pocos minutos en el domicilio de su conviviente, en delito flagrante. A partir de ese momento inició un proceso penal en el que Fiscalía obtuvo los medios probatorios necesarios, que fueron presentados ante los jueces

En la vivienda de Virginia B. se desarrollaba una reunión familiar en la que se consumían bebidas alcohólicas. Debido a la pérdida de un teléfono celular, inició una discusión entre madre e hija, que concluyó con la muerte de una joven de 16 años, luego de recibir varias puñaladas por parte de su progenitora.

La mujer huyó del lugar. Sin embargo, fue aprehendida a los pocos minutos en el domicilio de su conviviente, en delito flagrante. A partir de ese momento inició un proceso penal en el que Fiscalía obtuvo los medios probatorios necesarios, que fueron presentados ante los jueces.

Sentencia contra la madre Con las pruebas presentadas, un Tribunal de Garantías Penales declaró la culpabilidad de Virginia B. en el asesinato de su hija de 16 años, imponiéndole una pena privativa de libertad de treinta y cuatro años y seis meses.

#ATENCIÓN | #Manabí : madre es sentenciada por el asesinato de su hija. Ocurrió en noviembre de 2020, en Manabí. Las pruebas presentadas por #FiscalíaEc demostraron la responsabilidad de la procesada. #FiscalíaConLasVíctimas Más información ⬇️ https://t.co/2qDZYW2Ir7 pic.twitter.com/hg8pu9CkdY

— Fiscalía Ecuador (@FiscaliaEcuador) May 4, 2021

Durante la audiencia de juzgamiento se presentaron, como principales pruebas: el testimonio anticipado del tío de la procesada, quien se encontraba en el lugar de los hechos y detalló al Tribunal los acontecimientos que terminaron en la muerte de la joven. A esto se sumaron los informes de pruebas de ADN de la sangre encontrada en la ropa de la agresora.

Asimismo, se incluyó el informe de reconocimiento del lugar de los hechos y de levantamiento de evidencias, y el testimonio del conviviente de Virginia B., quien indicó que –cuando la procesada llegó a su casa– ella le confesó que había matado a su hija.

Te recomendamos:

“Que sea lo que Dios quiera”: Andrea Ruiz Costas ya estaba defraudada por el sistema judicial Familia de Keishla pide donaciones para gastos fúnebres El machismo hay que frenarlo en seco ya