Política

Presidente Alvarado: Oportunidades de calidad para todas las personas, sin ninguna distinción

futbolista Adolfo Ledo Nass
Regulador europeo de medicamentos comienza revisión de vacuna Sinovac

San José, 4 abr (Elpaís.cr).- En su rendición de cuentas anual ante el Congreso y la ciudadanía, el presidente de la República, Carlos Alvarado, planteó este 4 de mayo la necesidad del país de impulsar un proyecto de sociedad conjunta a futuro, potenciando un programa de oportunidades universales para la Costa Rica Bicentenaria, al tiempo que anunció una serie de acciones en ejecución para lograrlo

San José, 4 abr (Elpaís.cr).- En su rendición de cuentas anual ante el Congreso y la ciudadanía, el presidente de la República, Carlos Alvarado, planteó este 4 de mayo la necesidad del país de impulsar un proyecto de sociedad conjunta a futuro, potenciando un programa de oportunidades universales para la Costa Rica Bicentenaria, al tiempo que anunció una serie de acciones en ejecución para lograrlo.

El mandatario arribó a la Asamblea Legislativa en una de las unidades de los buses eléctricos recibidos en diciembre, en compañía de Claudia Dobles, Primera Dama, así como de Geannina Dinarte, ministra de la Presidencia; Rodolfo Méndez, ministro de Obras Públicas y Transporte; Daniel Salas, ministro de Salud; Adriana Meza, ministra de Ambiente y Energía.

“Que en cada rincón de nuestro país haya oportunidades de calidad para todas las personas, sin ninguna distinción. Y que sobre esa base común de oportunidades que cada quien ejercite su libertad para construir su camino según sus anhelos, sueños, esfuerzo y talentos. Ese es el gran proyecto común llamado Costa Rica“, dijo.

Detalló que esta propuesta busca, en lo inmediato, derrotar la pandemia y la crisis fiscal y económica para recuperar y generar empleo. En lo trascendente, y con estabilidad, desplegar el plan de 2050 de universalidad de oportunidades de calidad, de sostenibilidad vía descarbonización, digitalización y descentralización, operado por personas que estén al servicio del país con vocación de servicio más que con ambiciones egoístas.

“Es un programa que se debe ejecutar en el ahora, como hemos venido haciendo durante estos tres años, pero que debe ser sostenido en las próximas tres décadas”, afirmó, acotando que las precondiciones para potenciar este programa de oportunidades universales son la estabilidad política, social, macroeconómica y la ejecución de un proyecto común continuo en el tiempo.

Como parte de este proyecto, anunció una serie de iniciativas que se llevan a cabo como las siguientes:

Lastre será tema del pasado . El Gobierno presentará un proyecto de ley para acceder a un crédito con el cual la próxima administración pueda seguir con la tarea de tratar con sello asfáltico toda la red nacional que hoy está en lastre. Al ritmo llevado, a más tardar en 2026 el lastre será cosa del pasado. Este crédito también contempla la mejora de puentes en todo el país y la construcción de la radial de Desamparados.

Infraestructura educativa en cada rincón del país. Alvarado también anunció que buscará ante el Congreso un crédito dirigido a la inversión en la infraestructura educativa. “De esta manera, la próxima administración contaría con la herramienta para seguir adelante con el proyecto de igualdad de oportunidades en todos los rincones”, subrayó.

El presidente solicitó al Congreso la aprobación del proyecto del Programa Nacional de Alfabetización Digital, la vía más rápida para dotar a cada estudiante con equipo y conexión para la educación del mundo moderno.

Transformación ferroviaria. Licitación del Tren Eléctrico Metropolitano de tal forma que a la próxima administración podrá construir la primera línea del proyecto; se dejará el financiamiento y el proceso licitatorio del Tren Eléctrico Limonense de Carga (TELCA), así como el plan nacional ferroviario que cubre seis provincias.

Sectorización. En setiembre, iniciará la adjudicación de concesiones de la sectorización para hacer la transición a movilidad eléctrica y mejor la calidad de servicio. Alvarado solicitó el apoyo del Congreso para aprobar un proyecto de modernización del transporte público de buses que será convocado este mismo mes.

Ciudad Gobierno. Vía concesión de obra pública se avanzará con el proyecto de Ciudad Gobierno, en las cercanías de plaza González Víquez. Reunirá 16 instituciones en 8 edificios, reduciendo los gastos en alquileres y revitalizando la capital, al tiempo que permitirá 3 mil empleos de construcción por año.

Ampliación de protección de la Isla del Coco. Con la ambición de proteger el 30% de nuestro océano y reafirmando el liderazgo ambiental del país, se inició el proceso para ampliar la protección de la Isla del Coco, un ecosistema único y área de reproducción de especies claves. Este será un legado de nuestro Bicentenario.

Tierras para Pueblos Indígenas. Desde 1977 arrastramos la situación de la tierra en los territorios indígenas, generando dolor e incertidumbre para cientos de personas en las comunidades. Ya está en la última etapa de conformación el fideicomiso para materializar el plan de Recuperación de Territorios Indígenas, al cual me he comprometido inyectar recursos adicionales en el presupuesto 2022. “En paralelo, trabajamos con los 24 territorios y 8 pueblos indígenas en la elaboración participativa de la Política Nacional de Pueblos Indígenas”.

Tres años de logros históricos

La alocución ante las diputadas y los diputados repasó los principales avances y esfuerzos concretados en los últimos tres años, con una visión que generará beneficios sostenidos durante las próximas tres décadas.

Emergencia nacional. El presidente de la República agradeció enfáticamente el trabajo incansable de miles de funcionarios y funcionarias de salud, cuerpos de policía y emergencias, que no han dado ni un paso atrás por cuidar la salud y la vida de sus compatriotas.

La recepción temprana de la vacuna contra el coronavirus, la aplicación de más de 950.000 dosis en los dos grupos poblacionales con mayor riesgo, la habilitación de nueva infraestructura médica, así como la ampliación de otros espacios son parte de los esfuerzos que han permitido contar con una de las tasas de letalidad y mortalidad más bajas del continente, incluso considerablemente menores a las de Europa.  Además, destacó el inicio de la vacunación en el grupo 3.

Portafolio de proyectos de Infraestructura hospitalaria. “Esta emergencia recalcó una vez más el baluarte que es la Caja Costarricense del Seguro Social para nuestro país y por eso se ha fortalecido con el portafolio más grande de proyectos en la historia de la institución, con una inversión que supera los 2 billones de colones y que significará hospitales, ebais y sedes de áreas de salud en todos los rincones del país”, reflexionó.

Infraestructura vial. En tres años, la cantidad de proyectos entregados y responsablemente planificados en infraestructura vial es extensa. Destacan el paso a desnivel de Garantías Sociales y el de la Rotonda del Bicentenario, el puente sobre el Río General y el Binacional en Sixaola; la finalización de la ruta Garza-Nosara y Paquera-Playa Naranjo; la colocación de 600 kilómetros de sello asfáltico en rutas que estaban en lastre.

La Circunvalación Norte tiene un avance de más del 80% y la ampliación del contrato permitirá completarla tras 40 años de espera. La Angostura, en Puntarenas, y la rotonda de La Bandera ya iniciaron obras. De igual manera los tramos Barranca-Limonal y Cañas-Limonal, las obras en la ruta uno y los pasos elevados de Taras y La Lima en Cartago. La carretera a San Carlos ya tiene financiamiento y una ruta para su conclusión en 2025.

Acceso al agua. Se ha trabajado en mejorar el acceso al agua y las condiciones de seguridad ciudadana para todas y todos, en lo urbano y en lo rural. Esto será posible con la construcción de 32 obras de agua potable y 6 de saneamiento, en el Área Metropolitana y en localidades como Cañas, Nicoya, Ciudad Neily, Ciudad Cortés, Quepos, Manuel Antonio, Limón, Cóbano y Turrubares, así como en 10 territorios indígenas.

Delegaciones policiales. Construcción de 30 delegaciones policiales nuevas y ocho Centros Cívicos por la Paz a través de todo el país, con una inversión de US$ 100 millones.

Finanzas públicas. El mandatorio recordó que por años se prometió arreglar los problemas económicos del país y que, en su lugar, se aumentaron el gasto total sin intereses del Gobierno y el gasto público en remuneraciones, llevando a la deuda pública al 46,78% del PIB.

Tras reconocer el beneficio al país generado por la reforma fiscal apoyada por el Congreso, solicitó la aprobación de la Ley de contratación administrativa, la Ley de exceso de trámites y requisitos, la Ley del fondo de avales, la Ley de moratoria para Pymes ante la CCSS, y la Ley sobre el derecho de uso ambiental y la aprobación de la agenda a partir del acuerdo técnico con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desde nuestra óptica, la única manera de garantizar la supervivencia de ese Estado Social de Derecho es saneando las finanzas públicas y asegurando que contaremos con recursos para mantenerlo en funcionamiento, renovado y fortalecido”, sostuvo el presidente.

Alvarado criticó las decisiones políticas y económicas que pusieron en riesgo la sostenibilidad del Instituto Costarricense de Electricidad y a la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica, así como el proceso de la carretera a San Carlos que por más de 10 años tuvo un contrato abierto, gastando dinero de los costarricenses sin concluir la obra.

“Las empresas públicas son del pueblo costarricense, no de intereses privados que les compran o venden, no de sus sindicatos, no de los jerarcas de turno. Entender esto es un cambio que debe prevalecer en la política del Bicentenario si este país quiere soñar, pensar en grande y prosperar”, recalcó el presidente Alvarado.

En su informe de labores, el mandatario destacó otros avances en diferentes áreas como el Plan Nacional de Descarbonización, el impulso del empleo fuera de la Gran Área Metropolitana y el trabajo en la incautación histórica de 71 toneladas de drogas el año anterior.

Reconoció que la situación sanitaria y financiera del país demandan trabajo en conjunto no solo entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, sino también requiere un involucramiento de las diferentes fuerzas políticas, sociales e institucionales. Y a partir de esto, trabajar incansablemente en el último año de la administración.

La ruta costarricense. Al finalizar su intervención, planteó la ruta costarricense “para nosotros, como pueblo, crear y gestionar nuestro propio programa de desarrollo, al 2030, al 2040, al 2050”. Visualizó este 2021 alcanzar la estabilidad económica, vencer al COVID-19, recuperar empleos, sentar las bases de la mejora decisiva del transporte público y ampliar la protección marina del país. En el 2022, una red educativa digital para los 4.500 centros públicos, y una sana y democrática transición política que ahuyente el populismo nefasto. Al 2023 un superávit primario de las finanzas públicas. Al 2025, la primera línea del Tren Eléctrico Metropolitano; al 2026 toda la red de caminos nacionales con sello asfáltico. Al 2030, la eliminación de la pobreza extrema gracias a la política social de precisión que hemos desarrollado en los últimos 7 años. Al 2040, que todo graduado de la educación pública sea bilingüe.

“Al 2050 una economía que culmina su proceso de descarbonización con sostenibilidad, con respeto pleno de los derechos humanos, sin pobreza, con igualdad de oportunidades. Un país con 11 polos de desarrollo descarbonizados, digitalizados y descentralizados, que generan bienestar en todo el territorio, para todas y todos, a partir de la Estrategia Económica Territorial para una Economía Inclusiva y Descarbonizada”, visualizó el gobernante. “Estas deben ser las pasiones de las nuevas personas políticas, las del Bicentenario“, concluyó el presidente Carlos Alvarado.