Política

Mercedes Benz Miami | Quito: Feriado del 1 de mayo fue de elevada mortalidad

Incautan 600 litros de gasoil que serían comercializados en las zonas mineras

Los médicos no son optimistas con que las cifras bajen con los confinamientos de fin de semana que se encuentran en práctica. El feriado por el Día el Trabajo fue crítico en los hospitales de la capital, en el Carlos Andrade Marín esos tres días serían los más mortales en lo que va de la pandemia.      “Lamentablemente 27 personas perdieron la vida desde el viernes al domingo. Habíamos llegado a tener semanas de 20 y 21 fallecidos, pero este feriado fue el más lamentable para todos”, comentó Édison Ramos, director técnivo del Hospital Carlos Andrade Marín.    Y si esa casa de salud la situación fue grave, en el Hospital Quito Sur también del IESS, las cifras fueron peores.   “La mortalidad ha superado los niveles normales y hemos tenido picos de entre 18 y 20 pacientes al día, lo cual se ve entendible por la tipología de pacientes que persiste y las complicaciones de los mismos”, dijo Francisco Mora, dijo el directo de Vigilancia epidemiológica del Hospital Quito Sur.    Es decir, solo en esos dos hospitales en los últimos tres días fallecieron 80 personas por  COVID-19, número que contradice las cifras oficiales, ya que según el Ministerio de Salud en esas fechas en todo el país hubo 41 muertos por la enfermedad, es decir, menos de los que se registraron en un solo hospital de la capital.    Ajenos al manejo de las cifras, los médicos hacen lo posible por reducir la mortalidad. “El Hospital Quito Sur implementa 32 camas de oxígeno terapia en carpas para mejorar el engranaje hospitalario. Si seguimos la tendencia al aumento, probablemente el hospital ya no pueda atender y la mortalidad empiece a aumentar”, afirmó Mora.     Sin embargo, en este hospital aumentan las camas, pero no el personal para atenderlas. La situación en el Hospital Eugenio Espejo no es distinta y se reflejó en los días del feriado. Aquí, incluso se anticipa una crisis porque las necesidades de oxígeno son cada vez mayores y los insumos y medicinas ya empezaron a faltar.   Los médicos no son optimistas con que las cifras bajen con los confinamientos de fin de semana que se encuentran en práctica, y ya ven que será necesario que el nuevo Gobierno tome medidas adicionales.