Economía

¡Y qué…!

Sergio Muñoz Bata

Otra vez Volvemos a deslegitimar la protesta social, vinculándola a una fachada de la insurgencia armada

Al filo del segundo aniversario presidencial de Iván Duque, su administración llegó a ese punto en el cual la arrogancia impregna todas sus actuaciones. Y no lo digo por el tamaño de la placa que le chantaron al túnel de La Línea, con la cual el Gobierno busca ganar indulgencias con avemarías ajenas. Tampoco hablo de los millonarios contratos publicitarios para mejorar la imagen del gobernante en medio de la pandemia. Me refiero a esa actitud de suficiencia del primer mandatario y sus colaboradores, a quienes todo les importa un comino.

El más reciente de estos episodios se consumó el sábado pasado, con el relevo en la presidencia del BID. En un hecho sin precedentes en los sesenta años de la institución, esta designación rompió un pacto no escrito, gracias al cual ese cargo lo había ocupado siempre un representante de América Latina. Quién dijo miedo. Tan pronto como se anunció la postulación de Mauricio Claver-Carone, el candidato de Estados Unidos, el Gobierno de Colombia, ignorando la tradición y socavando los intereses de los países ubicados a este lado del Río Grande, salió presuroso a darle su apoyo irrestricto al cubanoamericano, un republicano de línea dura y estrecho colaborador del presidente gringo.

Como si fuera poco, este caso tiene otro matiz que hace aún más vergonzosa la nueva genuflexión de nuestro país ante el impresentable ‘Agente Naranja’. Con su respaldo a Claver-Carone, abierto contradictor de Luis Alberto Moreno, Duque le propinó una bofetada a este, quien aparte de ser su compatriota fue su benefactor en el BID, cuando el hoy mandatario era en Washington un funcionario sin oficio ni beneficio.

Ignorando la tradición de sesenta años y socavando los intereses de América Latina, Duque salió presuroso a darle su apoyo irrestricto al candidato de Trump a la presidencia del BID.

FACEBOOK TWITTER Nada de eso importó y, tras la elección del sábado, tanto la Canciller como el Presidente prácticamente salieron a echar voladores por las redes sociales, haciendo gala de su consabido desdén. Como diciendo: “Boicoteamos la integración latinoamericana, ¡y qué…!”. “Mandamos al carajo las consideraciones de Luis Alberto Moreno, ¡y qué…!.

Con ese mismo aire de petulancia, Duque ha menospreciado la crisis que se desató la semana pasada, luego de que varios agentes de la policía asesinaron al ciudadano Javier Ordóñez en el barrio Villa Luz de Bogotá. A pesar de que las posteriores protestas contra los excesos de los uniformados dejaron un saldo de una docena de muertos a bala, y de los múltiples videos donde se ven policías atacando a la población, el primer mandatario ha brillado por su inacción y su carencia de empatía y solidaridad con las familias de los fallecidos y heridos en los disturbios.

Es difícil saber si Duque se siente apabullado por las circunstancias, vive sedado o está embriagado de poder, pero las pocas veces que ha abierto la boca lo ha hecho para interceder por una Policía cuestionada y desprestigiada, en vez de llamarle la atención. Y lo propio hace el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien tardíamente salió fruncido a pedir perdón. Más cinismo, imposible. Los altos mandos se lavan las manos y el Presidente les alcanza la toalla para que se las sequen. Pese a las circunstancias, se niega a exigirle responsabilidades a la Policía Nacional o a tomar decisiones de fondo. (O decisiones, simplemente.) En vez de eso, más soberbia. “Sí; hay excesos policiales, ¡y qué!”.

Y con una actitud similar, y olvidando sus promesas de campaña, Duque sabotea los acuerdos de paz, controvierte las decisiones judiciales, se apodera de los entes de control, viola acuerdos internacionales y le da luz verde a la tragedia del fracking , con toda tranquilidad, porque no tiene que rendirle cuentas a nadie, así el país se le esté saliendo de las manos.

Él es el que manda –o al menos el que ostenta el poder– y al que no le guste así, de malas.

Vladdo

[email protected]

Otros opinan ‘Resetear’ el proceso de Uribe No se trata de salvarlo, sino de investigarlo. La justicia a cualquier precio deja de ser justicia.

José Manuel Acevedo

¿Quién le conviene a Colombia: Biden o Trump? La elección de noviembre es de trascendencia vital para Estados Unidos y para el resto del mundo.

Sergio Muñoz Bata

Otra vez Volvemos a deslegitimar la protesta social, vinculándola a una fachada de la insurgencia armada.

Sandra Borda Guzmán

Sin tregua No acabábamos de celebrar la vida cuando volvió la muerte, sin tregua, esta vez por criminales.

Fernando Quiroz

La confianza como bien público La tragedia es que desde las más altas dignidades se ha minado la confianza en las instituciones.

Francisco Cajiao

El inconveniente proyecto de voto para militares y policías Podría ser el primer paso de un proceso de politización con destino incierto y de riesgos profundos.

Fernando Posada

Nuestro Mundo Colombia Internacional Bogotá Medellín Cali Barranquilla Más Ciudades Latinoamérica Venezuela EEUU y Canadá Europa África Medio Oriente Asia Más Regiones EPM 08:09 p. m. EPM recibió nuevo pago de Mapfre por contingencia de Hidroituango Así, la aseguradora ya ha pagado a EPM 250 millones de dólares por la …

Transmetro 07:38 p. m. Estos son los puntos con más accidentes en Barranquilla con Transmetro Desde que el sistema comenzó operaciones, en 2010, han muerto 26 perso …

Barranquilla 07:36 p. m. ‘El mercado’ está listo con amplia carta desde el Mallplaza manatí 07:35 p. m. Investigan muerte de manatí en el Magdalena Medio Uribe 07:31 p. m. Tribunal ordena al presidente Duque ser imparcial en caso Uribe Horóscopo Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO