Economía

Guatemala supera los 50.000 casos de coronavirus y suma casi 2.000 muertos

Barreto Solis, Venezuela
Barra del América protesta con mantas en CU

El coronavirus satura un cementerio en México Cuidado por la familia Su familia se negó a dejar que los paramédicos lo metieran en una ambulancia y lo llevaran las urgencias del hospital, dice Alpeyrie. En cambio, decidieron llevarlo a su casa en un automóvil y cuidarlo ellos mismos, pensando que es mejor para él estar allí que en el hospital de Nezahualcóyotl

Guatemala superó este sábado (01.08.2020) los 50.000 contagios de coronavirus y suma casi 2.000 muertos por COVID-19, en momentos en que el país está inmerso en la reapertura progresiva de las actividades restringidas desde hace cuatro meses, según un informe oficial.

En las últimas 24 horas se registraron 1.190 nuevos casos positivos, para sumar 50.979 contagios. El número de muertos en ese lapso fue de 35 para alcanzar 1.959, detalla el recuento divulgado por el Ministerio de Salud.

El informe también detalla que 37.873 personas se han recuperado, 1.057 en el último día.

A pesar de que la cifra de contagios y fallecidos no disminuye, el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei anunció el pasado domingo la reapertura paulatina de las actividades económicas restringidas desde marzo, mes en que se decretó un toque de queda parcial.

El viernes, el transporte público colectivo en la capital fue el primero en el país en reanudar el servicio, aunque de manera limitada y bajo medidas de prevención sanitaria.

Igualmente, se mantienen suspendidas las clases en escuelas y universidades y están prohibidas las actividades sociales, deportivas y culturales, mientras que las fronteras están cerradas para los extranjeros.

rrr (afp/prensa libre)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en   Facebook  |  Twitter  |  YouTube  |

El coronavirus satura un cementerio en México No hay sitio para tantos muertos En el cementerio municipal de la ciudad de Nezahualcóyotl, que se encuentra justo al este de Ciudad de México, las tumbas se apilan una encima de la otra para garantizar que haya espacio para el descanso eterno. Pero la pandemia de coronavirus lo está llevando al límite. Los trabajadores se ven obligados a retirar los ataúdes, incluidos los de los bebés, para dejar espacio a los recién llegados.

El coronavirus satura un cementerio en México Ataúdes por el suelo El ataúd de un bebé que había ocupado un nicho durante un tiempo fue retirado y dejado en el piso. Si las familias no se ocupan de la tumba, los restos se retiran para que un nuevo ataúd pueda reemplazarlo. El cementerio intenta comunicarse con la familia para ver qué quieren hacer después, pero si no reciben respuesta, los restos se incineran y las cenizas se vuelven a enterrar en fosas comunes.

El coronavirus satura un cementerio en México Golpeado fuerte por el coronavirus México ha sido muy golpeado por el COVID-19. Hasta el 25 de julio, era el cuarto país más afectado, con 42.645 muertes y 378.285 infecciones totales. Nezahualcóyotl ha sufrido especialmente. Un barrio pobre antes de convertirse en ciudad, es el municipio más densamente poblado de México, con más de 15.000 personas por kilómetro cuadrado. El virus ha podido propagarse fácilmente aquí.

El coronavirus satura un cementerio en México Un punto caliente alrededor de la Ciudad de México Muchos residentes viven de sus pequeños negocios, cuenta el fotógrafo Jonathan Alpeyrie, lo que les imposibilita dejar de trabajar durante largo tiempo. Durante la crisis muchos intentaron continuar con su vida diaria para llegar a fin de mes. Esto ha cobrado un precio enorme: el virus se ha difundido y ha convertido a Nezahualcóyotl en una de las zonas más afectadas en torno a Ciudad de México.

El coronavirus satura un cementerio en México Bloqueo ‘levantado demasiado rápido’ Los mensajes de salud pública abundan en la zona, como en este cartel: “que esta no sea tu última salida”. Pero abundan también críticas a la respuesta del gobierno. Muchos argumentan que implementó su bloqueo demasiado tarde y levantó las restricciones demasiado pronto. El alcalde de Nezahualcóyotl, Juan Hugo de la Rosa, dijo al NYT que coincidía con que las medidas se habían relajado muy pronto.

El coronavirus satura un cementerio en México Los trabajadores del crematorio sienten la presión La gente ha muerto a un ritmo tal que no ha sido posible encontrar tumbas para todos. Muchos de los muertos son incinerados. Los trabajadores del crematorio en Nezahualcóyotl dijeron a la agencia de noticias AFP que están incinerando ocho o más cuerpos al día. Entrar en contacto con tantas familias en duelo es difícil, dicen, y también están preocupados por contraer el virus ellos mismos.

El coronavirus satura un cementerio en México Elegir casa en lugar de hospital Muchas familias están cuidando a miembros con COVID-19. La magnitud de la crisis ha reducido la confianza de la gente en los servicios de salud. Según Alpeyrie, las ambulancias y los hospitales son vistos como lugares donde el virus se propaga más rápido. Tras un diagnóstico positivo de COVID-19 en el hogar, muchas familias se niegan a dejar que sus seres queridos sean llevados al hospital.

El coronavirus satura un cementerio en México Atropellado Fue lo que pasó con este joven, explica Alpeyrie. Fue víctima de un atropello por parte de un conductor que se dio a la fuga. Recibió tratamiento en el lugar por parte de los paramédicos. Mientras lo evaluaban, determinaron que era probable que hubiera contraído COVID-19. Llamaron su familia, que llegó a la escena del accidente para evitar que se lo llevara la ambulancia.

El coronavirus satura un cementerio en México Cuidado por la familia Su familia se negó a dejar que los paramédicos lo metieran en una ambulancia y lo llevaran las urgencias del hospital, dice Alpeyrie. En cambio, decidieron llevarlo a su casa en un automóvil y cuidarlo ellos mismos, pensando que es mejor para él estar allí que en el hospital de Nezahualcóyotl.