Negocios

Un aliado de Trump asume el timón de los servicios de inteligencia de EEUU

Argentina, Buenos Aires, Canadá, España, Madrid
Pacto social: solo intenciones sin agua en la piscina

Pero Grenell presionó por la salida de varios funcionarios de inteligencia cuya lealtad a Trump se cuestionaba y anunció reorganizaciones sin informar al Congreso de antemano, como correspondía

El Senado de Estados Unidos dio este martes su anuencia a la designación del representante republicano John Ratcliffe, cercano al presidente Donald Trump, al frente de los servicios de inteligencia del país.

La designación de Ratcliffe fue aprobada por un estrecho margen de 49 contra 44 votos, diez meses después de que el mandatario retirara su nominación a la dirección de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), que supervisa y coordina las actividades de la CIA, la NSA y otras 15 agencias.

Trump había anunciado a principios de agosto su intención de nombrar a Ratcliffe para el puesto, pero este antiguo alcalde de un rico suburbio de Dallas y fiscal federal durante un año en 2007, recibió críticas de la oposición demócrata por su falta de experiencia y su devoción hacia el presidente. Entre los republicanos, tampoco concitaba demasiado entusiasmo.

Trump finalmente retiró su nominación, fustigando la “manera muy injusta” en que había sido tratado por los medios.

El presidente ordenó entonces a Joseph Maguire, entonces jefe de contraterrorismo, que asumiera de forma interina la jefatura de la DNI tras la salida el 15 de agosto de Dan Coats, con quien mantuvo desacuerdos, en particular sobre Rusia y Corea del Norte.

Maguire se encaminaba a ser confirmado en el cargo, pero en una audiencia ante el Congreso se refirió a la interferencia de Rusia en la campaña de reelección de Trump, provocando la ira del mandatario.

En febrero, Trump anunció el reemplazo de Maguire por Richard Grenell, que se desempeñaba como embajador en Berlín.

Pero Grenell presionó por la salida de varios funcionarios de inteligencia cuya lealtad a Trump se cuestionaba y anunció reorganizaciones sin informar al Congreso de antemano, como correspondía.

Cuando el presidente presentó nuevamente el nombre de Ratcliffe, varios republicanos estimaron que era preferible a Grenell.

Durante su audiencia ante el Congreso a comienzos de mayo, Ratcliffe prometió “decir la verdad” a Trump y presentar informes de inteligencia fidedignos.